martes, 7 de abril de 2015

Sin rencores

La vida está llena de experiencias, todas constructivas pero no por ello positivas. Nadie dijo que madurar fuese fácil, pero tampoco podemos enfrentarnos a ella como si se tratase de una encrucijada. Todos hemos sufrido un desengaño amoroso, la pérdida de un ser querido, una discusión acalorada con nuestros padres, el rechazo de un grupo social, el menosprecio de un conocido y la decepción del que pensábamos que era nuestro mejor amigo. Momentos desagradables pero necesarios que nos enseñan a resolver conflictos; unos los resolveremos a base de llorar y aguantar el dolor, otros apoyándonos en el hombro de un amigo con un pensamiento más objetivo, en ocasiones simplemente llegaremos a la conclusión de que hay gente que no nos valoran, otras veces admitiremos nuestros propios errores, pediremos perdón, sabremos perdonar y dialogaremos con esa persona para solucionar el problema. Todo consiste en no huir, debemos ser fuertes aunque la situación nos supere. De nada sirve vivir con miedo, y mucho menos con odio, estas actitudes nos llevan a un malestar constante y nos impiden afrontar los problemas con sabiduría. Es mejor sentarse a hablar y saber perdonar que vivir con la sensación de qué hubiese pasado si hubiéramos hecho algo para intentar solucionarlo. La vida es demasiado corta para andarse con lamentaciones y reproches, somos un suspiro en el tiempo y tenemos que aprovechar la oportunidad que se nos ha dado.  No seamos esclavos de nuestra mente. Vivamos sin rencores.

8 comentarios :

  1. Genial reflexión, Melodie. No siempre demasiado sencilla de llevar a la práctica, pero lógicamente muy esencial.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan. A pesar de que sea difícil llevarla a la práctica lo importante es hacerlo sea cual sea el resultado.

      Otro saludo para ti.
      M.

      Eliminar
  2. no somos esclavos de nuestra mente. que positivo escribes
    me gusto muxo
    echa un ojos a mis escritos, te gustaran
    te sigo me sigues
    un beso
    http://gusanitosvoladores.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gustavo, y bienvenido a Positiva Dimensión.
      M.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Es una pena que haya muchísimas personas que sean exclavos de sus experiencias y pasado, o lo que es peor, que piensen que lo malo que les ha ocurrido los define y nunca lleguen a sentir la verdadera esencia de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo podría haber descrito y resumido mejor.

      Es una gran lástima, sobre todo porque debido a esas personas que son esclavos de sus mentes muchos perdemos nuestras amistades por personas que viven cegadas por las mentiras, los rencores y el odio.

      Un saludo Mins.
      M.

      Eliminar