jueves, 29 de diciembre de 2016

NADIE COMO TÚ


Nadie como tú; tan perspicaz, tan audaz. Que me haga sentir una chica especial. Nadie que comprenda mi personalidad, mi saber estar.  Desde que se arrugó mi corazón no ha habido cabida para nadie más. Mi cabeza sólo recopila recuerdos de ti; de tu labia, de tu dulzura, de tu mirada cristalina como el mar. Y es que en mi piel han quedado grabadas las marcas de tu sed; tu sabor, tu olor, tu voz, tu tacto, la energía de tus labios rozando cada defecto de mi tez. Mis lágrimas ahora saben amargas cuando antes eran como azúcar para el café. Nada es igual. Las mañanas no amanecen tan brillantes. Las tardes han perdido su color. Las noches ya no son tan apasionadas como antes; mi cama ya no huele a ti. Siempre quiero que se marchen, que no amanezcan a mi lado como lo hacías tú. No quiero abrazos forzados ni besos obligados. No quiero sábanas mojadas que llenen el vacío que dejaste en mí. Y es que sigo recordando cómo me hacías sonreír. Aún siento cómo me besabas las mejillas mientras acariciabas mi alma con tu sonrisa. Eras capaz de ilusionarme cada día, de enamorarme cada tarde y de abrazarme cada noche. Siempre estabas ahí para mí, esperando atentamente a que entrase por la puerta para hacerme la mujer más feliz. Contigo me sentía más bella, más fuerte, irradiaba sapiencia. Sí, tú me hacías ser diferente, me hacías única. Y es que hasta que no te he perdido no me he dado cuenta de todo lo que me hacías sentir, porque no hay ni habrá nadie como tú.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

AYER


Ahora sólo me miras cuando al principio me observabas. Has dejado de escucharme para oír vagamente mis palabras. Me he convertido para ti en una mujer insulsa cuando antes me admirabas. Decías que era única, especial, que con mi inteligencia ya enamoraba. Ayer fui tu prioridad, hoy soy una más. Dónde quedaron tus promesas cuando decías que me amabas. Ahora sólo me abrazas cuando antes me agarrabas tan fuerte que podía sentir tu alma. Has dejado de apreciar mis virtudes para reprochar aquellos defectos que al comienzo adorabas. Ya no soy la primera persona en la que piensas cada mañana, soy la última en quien te acuerdas cuando llegas a casa. Llegué a creer que era tu ángel de la guarda, pero me has ido abandonando poco a poco hasta que he perdido mis alas. Y es que he dejado de ser la novedad. Ya no soy joven ni inocente. No soy esa flor que tanto anhelabas. Has olvidado regarme y ahora marchita te preguntas porqué me deseabas; si ahora te doy pereza, cómo era posible que me aguantaras. Simplemente, se acabó lo que se daba. La pasión se terminó. La complicidad se esfumó. La magia que había entre los dos se disipó. Resulta que sigo siendo única y especial, pero dejé de serlo para ti. Echo de menos cuando me observabas, cuando me escuchabas, cuando admirabas cada lunar de mi piel, cuando me anhelabas, cuando me adorabas… porque sé que no volverá a suceder. Hoy sólo me saludas cuando ayer me besabas. 

martes, 29 de noviembre de 2016

FORMIDABLE

No era nadie, más creyó que lo era todo. No era especial, pero se sentía formidable. No lucía el rostro más bello, sin embargo adoraba sus propios gestos. No tenía la voz más bonita, aunque siempre cantaba una dulce melodía. No poseía gran altura, pero desde el suelo podía hacer grandes locuras. No gozaba de la mirada más llamativa, pero era la más intensa que se podía ver a lo largo del día. No era la persona más centrada, aunque su locura la hacía ser sensata. No era lista porque pecaba de inocente, pero su inteligencia callaba bocas a los incongruentes. No era nadie, más creyó que lo era todo. Era consigo y para ella. Era su sombra y su fortaleza. Disfrutaba de una gran sonrisa mientras desprendía las lágrimas más dulces y frías. Poseía una sensibilidad extrema que le permitía llegar a almas ajenas. Tenía ese don para regalar momentos inolvidables, quien la conocía grababa su nombre en sus propias carnes. Era constante y comprensiva, nada escapaba a sus premisas. Dejaba huellas sin saberlo, su honestidad no le dejaba verlo. Creyó que no era nadie, pero lo era todo. Era consigo y para ella. Era un ser formidable.

domingo, 13 de noviembre de 2016

DOLÍA


Dolía tanto que sus lágrimas antes de caer se convirtieron en cristales rotos. Su intensa mirada dejó de brillar, sus ojos opacos se volvieron, impidiendo que se reflejara la luz del sol en ellos. Tenía las manos agrietadas, frías como el témpano y llenas de llagas. El corazón, que tan fehacientemente le había palpitado durante los últimos años, dejó de bombear su pecho con fervor. La dulce melodía de su voz se entrecortó, perdió el rosado color de sus labios y su saliva mostraba un amargo sabor. Sí, tenía el alma herida. El ruido de la calle en silenció se convirtió; dejó de escuchar, únicamente oía levemente murmullos dentro de su soledad. Caminaba con apatía, sin rumbo y con desolación. Caminó y caminó hasta que las suelas se despegaron de sus zapatos, hasta que sus pies sangraron, hasta que el mar le cubrió las rodillas. ¡Y cómo escocía, la sal en sus heridas! Dolía tanto que olvidó el motivo de su dolor. Olvidó porqué estaba llena de cicatrices, no recodaba cómo había llegado a esa situación. Qué hacía allí, sola y con el alma desnuda. Sin embargo, continuó avanzando. Sumergió todo su cuerpo y nadó, nadó hasta que su cuerpo se cansó de huir. Le había dolido tanto que olvidó el dolor en sí; sus lágrimas desaparecieron, su mirada volvió a brillar, sus manos desprendían un suave calor, su corazón bombeaba su pecho con más fuerza que nunca, su prominente voz salió de su pecho y su alma le gritó: ‘Vuelves a ser tú, amiga mía’.


Lo que dolió ayer dolerá hoy, pero mañana se convertirá en sabiduría.

lunes, 17 de octubre de 2016

ELLA


Todo o nada. Ella o él. Su felicidad o la suya. Sus lágrimas o su sonrisa. Su futuro o su pasado. Todo estaba conectado y no sabía qué dejar ir; su locura o su cordura. Tenía miedo de romper todo lo que construyeron juntos, de partir en dos su alma, de fallar a sus promesas, tenía miedo de que todo quedara en nada. Se sentía perdida dentro de su propia vida, no encontraba la salida entre tantas dudas. Estaba atrapada por sus propias cadenas de inseguridades. Era su camino o el de él. Eran sus alas o las suyas. Eran sus deseos o los suyos. Pero se acabó; estaba cansada de ceder, estaba quemada por dentro. No podía luchar contra sí misma, no podía continuar en una batalla que ya estaba perdida. Y eligió todo; se eligió a ella. Escogió su felicidad, su sonrisa, su futuro, su cordura. Dejó de tener miedo. Comprendió que para avanzar debía lastimar sin querer, fallar a sus antiguas promesas, dejar de pensar en lo que le hacía bien a él. Se despidió de sus inseguridades y comenzó sola un nuevo camino. Se puso las alas y echó a volar para alcanzar sus propios deseos. Echó a volar hacia su destino. Echó a volar por ella y no por él.

sábado, 8 de octubre de 2016

TE PROMETO


Qué bonito sería si cada historia de amor que nace entre dos almas fuera eterna, si no tuviera fecha de caducidad, si no se rompiera. Ojalá pudiera decirte que siempre estaré a tu lado, que la ilusión que siento hoy por ti nunca desvanecerá, pero no puedo. No puedo prometerte que siempre seré esa chica que conociste en la estación de tren, que siempre me emocionaré al mirar tus brillantes ojos y me estremeceré al besar tus suaves labios. No puedo jurarte que siempre caminaré junto a ti, pero te prometo que siempre te llevaré en mi mente; los momentos que vivimos juntos siempre quedarán en mi memoria. Los besos que nos dimos siempre tendrán sabor a ti. Los abrazos en los que nos fundimos siempre guardarán tu esencia. Las caricias que compartimos siempre quedarán grabadas en mi piel. Tú ya eres parte de mi novela, hemos escrito juntos páginas enteras, y aunque un día llegara a odiarte nunca te olvidaré; eres un capítulo en vida que se puede cerrar pero nunca borrar. 
Qué bonito sería si sólo existiéramos tú y yo, si no tuviéramos más dónde elegir, si sólo tuviéramos ojos para nosotros dos. Ojalá pudiera decirte que serás el único amor de mi vida, que la pasión que siento hoy por ti nunca se apagará, pero no puedo. No puedo prometerte que siempre seré tu alma gemela, que siempre me pondré nerviosa al verte y que mis piernas temblarán cada vez que me toques. No puedo jurarte que siempre estaré enamorada de ti, pero te prometo que en mi vida siempre habrá parte de ti.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

TIEMPO

Desvaneció sin más. Todo cuanto había creado se desmoronó en un instante; sus sueños, sus anhelos, sus proyectos, su positividad, incluso su cordura. Su mirada dejó de brillar. Su sonrisa dejó de transmitir serenidad. Su cuerpo dejó de enamorar. Tan sólo le quedaron sus manos llenas de heridas por tratar de escapar de la soledad. Su piel envejeció a un ritmo acelerado, su mente seguía siendo joven pero su imagen se deterioraba cada vez más. Añoraba el tiempo que invirtió en lágrimas de sal. Imploró dar marcha atrás; quiso parar el tiempo para recuperar todos los momentos que dejó escapar, todos los segundos que malgastó en hacer feliz a los demás olvidando buscar su propia felicidad. Quiso recuperar las horas perdidas cuando ya se encontraba encerrada en un ataúd de cristal. Desapareció sin más. Olvidó que la vida no da una segunda oportunidad, olvidó alcanzar su bienestar; disfrutar cada momento como si al caer la noche llegase su funeral, olvidó que la juventud es efímera y superficial. 
Entonces despertó sin más. Recuperó instantes; su cordura, su positividad, sus proyectos, sus anhelos, incluso sus sueños. Su mirada volvió a brillar. Su sonrisa comenzó a desprender serenidad. Su cuerpo volvió a enamorar. Sus firmes manos la ayudaron a escapar de la soledad. Su piel rejuveneció al despertar, y desde aquel amanecer dejó de añorar tiempos pasados y comenzó a vivir la realidad.  

lunes, 12 de septiembre de 2016

HÁZMELO

Si me quieres ser infiel hazlo, pero delante de mí, que el dolor se convierta en vicio. Si te apetece odiarme hazlo, pero mientras nos comemos a mordiscos. Si deseas maltratarme sólo tienes que pedírmelo, que yo me dejaré mientras te desabrocho la cremallera y me arrodillo. Hazme lo que quieras sin compromiso, que nuestra amistad ya resolverá estos pequeños conflictos. Ámame con violencia y desatino, que sólo tú y yo comprendamos nuestro extraño destino. Mira las estrellas y cuéntalas conmigo mientras me reprochas lo estúpida que he sido, continuando con tus subidas de tono que tanto me han enloquecido. Úsame si es eso lo que prefieres; átame, aráñame, pégame, escúpeme con suplicio. No reprimas tus impulsos conmigo, que el amor que nos tenemos sea testigo de nuestros apegos más íntimos. Hazme lo que quieras pero con cariño, que nuestra confianza sea nuestro único delito.

lunes, 5 de septiembre de 2016

QUIERO

Quiero que me digas que todo va a salir bien, que me abraces con fuerza hasta fundir tu piel con mi piel. Quiero que me garantices que siempre te voy a tener, ahí, a mi lado, sin reproches que ofrecer. Quiero que me susurres al oído cualquier palabra que me haga estremecer, sentir tu aliento en mi oreja y quedarme dormida sobre tu suave tez, despertar en tu regazo y caer dormida otra vez. 
Quiero que me protejas cada amanecer y me beses hasta desgastar esas inseguridades que me hacen desvanecer. Quiero que me cantes, aunque sea con desafines y notas discordantes, canciones positivas que me alegren cada anochecer. 
Si supieras todo lo que necesito de ti pensarías que estoy loca, que un duendecillo me ha debido poseer, pero no me escuchas, no me lees, no me conoces aún y desconozco si nos cruzaremos antes de que lleguemos a la vejez. Sólo quiero que existas y que me digas “Al fin te encontré”.

miércoles, 24 de agosto de 2016

OPORTUNAMENTE INOPORTUNA

No pensé en buscarte porque no sentía la necesidad de encontrarte; estaba absorta con mis quehaceres cotidianos y mis desdichas diarias. Mi vida estaba esquematizada y creí ser feliz con las pautas que me había marcado durante años, aunque eso suponía decir adiós a toda improvisación. Seguramente dejé pasar oportunidades por no querer verlas, por no cambiar ni un ápice de mi esquema. No obstante, un día decidí añadir un nuevo punto en mi prólogo, un mero cambio de idea motivado por la necesidad de encontrar un incentivo que me alejara de la desidia, esa misma que provocó mi desilusión. Yo no te escribí, ni siquiera sabía que te necesitaba precisamente a ti. De forma inesperada rompiste mi rutina, transformaste mis mañanas en sonrisas y mis noches en filosofías matutinas. Porque sí, porque eres una persona oportunamente inoportuna; llegaste para quedarte cuando no te buscaba y ahora no quiero perderte, no quiero tener la necesidad de buscar a otra alma mágica que amenice mis amaneceres con su grata compañía y su maravillosa sapiencia.

lunes, 25 de julio de 2016

MALA


Tengo ganas de ser una chica mala, de arrancar pieles y matar con la mirada. Quiero derramar falsas esperanzas y que recojan cada mentira vertiendo rojas lágrimas. Me gustaría romper almas para luego intentar pegar sus doloridos trozos con palabras olvidadas, que me supliquen que me aleje a la vez que quedan prendadas de mis oscuras artimañas. Deseo impartir clases de dolor que penetren hasta sus entrañas, que vomiten amor y traguen espinas doradas. Y es que sólo me apetece partir caras, meter patadas y escupir en sus espaldas, que cada ápice de bondad que haya en mí se disipe para dejar hueco a una hija de puta descorazonada. Siento que debo jactarme de cada frase estudiada, que teman dirigirme la palabra si van a soltar alguna gilipollez insensata. Tengo ganas de ser una chica mala y dejar atrás tantas lágrimas derramadas. 

martes, 19 de julio de 2016

RABIA

Dejé de confiar tras falsas promesas que cayeron en saco roto. Dejé de ser esa chica inocente que entregaba su alma a cambio de un abrazo y un te amo. Provocaron mi desidia. Perdieron mi respeto tiempo atrás. Insultaron mi inteligencia. Se jactaron de mi paciencia. Provocaron que me dieran asco. Ahora me siento decepcionada, con el corazón roto y con la mente llena de pensamientos rumiantes que no me dejan ser libre. No hay cabida en mi vida para tanta mentira. Del recuerdo del pasado ya sólo quedan pedazos imposibles de recomponer. No me imaginaba que la desilusión y la rabia doliesen tanto. Estoy agotada emocionalmente. Hoy sólo me apetece gritar y evaporizarme. Necesito dejar de ser fuerte.

lunes, 11 de julio de 2016

MÁGICO


Durante un tiempo caminé a través de un sendero de incertidumbre que con el paso de los días iba haciéndose más pesado atravesar. Mis pies sangraban a causa de las piedras con las que me iba tropezando; el camino que un día fue mi hogar se había convertido en mi desdicha. A pesar de mi cansancio continué caminando, avancé y avancé hasta que de repente nos cruzamos en el punto más caótico de la travesía. Nuestras miradas se cruzaron y dos tímidas sonrisas se dibujaron en nuestras caras. Algo había avivado nuestras almas; una conexión extraña, una complicidad innata. Sin mediar palabra, tan sólo con la ayuda del lenguaje de la perspicacia, nos agarramos fuerte de la mano y continuamos por esa senda complicada que tantos quebraderos de cabeza nos había causado cuando la soledad era la única que nos acompañaba. Desde entonces no he vuelto a caminar sola, no quiero soltarte. Te tuve y te tengo a ti, a mi lado, apoyándome sin necesidad de hablar, sin necesidad de inventar un cuento de hadas. Dibujas soles en mis grises mañanas, escribes poemas en mis tediosas tardes, esculpes bellos paisajes en mis noches más largas. Te has convertido en mi sombra, aquella que siempre va un paso tras de mí guardándome las espaldas, que se engrandece cuando me ve sonreír y se empequeñece ante mi sensibilidad ardua. Resultas ser el aire que necesito para bucear entre capas de frustración y lágrimas acabadas. Eres mi ángel de la guarda, como yo lo soy para ti, siempre velando por mí y abrazándome hasta las entrañas. Cosa rara. Nada de esto tiene una explicación sensata. Conectamos sin más, surgió un intenso vínculo de cariño y confianza. Tenía que pasar. El destino nos puso en el mismo camino y no lo podemos obviar. Sin quererlo, sin buscarlo y sin provocarlo hemos creado de la nada un universo mágico donde refugiarnos.

lunes, 4 de julio de 2016

TU MUNDO

Cuando los cimientos de tu mundo comienzan a quebrarse y tambalearse, a pesar de haber invertido todo tu tiempo y esfuerzo por mantenerlos en pie, es señal de que algo no va bien. A veces las cosas no pueden ser. No puedes ocultar las grietas a base de paciencia y de echar la mirada hacia otro lado. No puedes arreglar tu universo y pensar que todo volverá a estar igual; cuando algo se derrumba es imposible reconstruirlo y que quede exactamente tal y como fue en su origen. Ya nada vuelve a ser lo que era. Resulta complicado abandonar la calidez de lo conocido. Te acostumbras a caminar por el mismo sendero cada día, a oler las mismas flores. Te acomodas a la monotonía del bienestar, o simplemente te amoldas a lo conocido. Te da miedo viajar y descubrir otros mundos, sientes que no eres lo suficientemente fuerte para construir nuevas vigas y levantar paredes. Cuando tu mundo cae por su propio peso pasas a ser un extranjero en mitad del espacio infinito; desorientado y sin hogar.

domingo, 12 de junio de 2016

ALMA


Quizás fallé o tal vez hice daño sin querer, pero nunca prometí. Nunca lancé promesas al aire, ni siquiera tenía el valor de pronunciar palabras en vano, no es mi estilo. Tal vez di a entender. Provoqué ilusiones erróneas acerca de mi ser pero jamás dije que fuese perfecta, al contrario, soy perfectamente imperfecta. Estoy llena de defectos; soy contrafáctica y bipolar. Soy despistada y solitaria. Soy un bicho raro que soñaba con crear un mundo psicodélico donde vivir en paz. Yo no elegí vivir en esta época de superficialidad y monogamia, yo no decidí crecer en un ambiente de tabúes y falsa moral. Soy tal cual. Quizás mentí para evitar un mal mayor, o tal vez omití datos para huir de posibles conflictos. Fuera como fuese, me lo merecí. Me merezco cada decepción, cuantas lágrimas derramase, cada espina en mi corazón y suspiros de desesperación. Me hago responsable de todos mis errores, admito mi culpa y me flagelo por mis equívocas decisiones, pero voy a continuar así y me lo volveré a merecer. La imagen se puede modificar pero la esencia no se cambia; el alma es inquebrantable.    

lunes, 30 de mayo de 2016

PERSONAS Y COSAS


Hay personas y luego cosas, pero hay más de lo segundo que de lo primero; cabezas llenas de serrín y con ausencia de materia gris. Luego están las grandes mentes pensantes, neuronas capaces de huir de lo común que construyen universos dentro de burbujas. En este mundo hay cabida para ambos; mientras los pensadores se ocupan de compartir sus conocimientos y sus sonrisas, los idiotas se entretienen vomitando sandeces y riéndose de la sabiduría de los que son diferentes. Lamentablemente la segunda especie es la predominante, es por ello que cada vez hay más muertes estúpidas, porque la estupidez no tiene límites ¿verdad? Y es que la elocuencia dejó de cobrar valor, la naturalidad de la belleza se escondió detrás del maquillaje y el photoshop, la mirada quedó ciega ante tanto estupor y el abrazo sentido de un ser querido se marchitó. Ahora lo que está de moda es llamar la atención con banalidades y superficialidades. Si siguen a ese ritmo de autorretratos en lugares inviables la primera especie acabará por dominar el mundo. Total, en esta vacua sociedad estamos sobrados de cosas pero faltos de personas.

jueves, 19 de mayo de 2016

ERA

Tan difícil como fácil. Tan extraño de entender. Como si de la nada hubiese surgido un nuevo ser. Como si la tierra y el agua lo hubiesen esculpido a medida, pero también del cielo se dejó caer. Estaba en todas partes, era imposible huir de él. Daba miedo sentirlo pero observarlo era todo un placer. Envolvía el paisaje con su presencia y todo lo convertía en caos con su desnudez. Los sueños se rompían pero las ideas surgían una y otra vez. Era agua y aceite. Una combinación imposible de disolver. No entendía de razones, pero tampoco lo quería comprender. Llegó sin más. Se dejó ver. Atraía a todas las almas hacia su tez, como un potente imán que atrapa a todo aquél que lo rodeé. Tan frágil como tenaz. Tan fácil de beber. Como si de un manantial se tratase y todos quisieran saciar su sed. Era todo lo soñado, una utopía ardua de creer. Un crucigrama lleno de abstractos acertijos. Era tristeza y alegría a la vez. Paradoja de la vida. Un significado que obtener. Una meta sin un final establecido. Era como una llama humeante que nublaba cualquier razón de ser. Pensamientos impulsivos contra la objetividad de uno mismo. Estaba en la mente, picoteando de los recuerdos y quemando cada espora de su piel, de mi piel, de tu piel. Era una lucha entre lo que está bien y lo que está mal. Se llamaba Remordimiento y lo apodaban Querer y No Poder.

jueves, 12 de mayo de 2016

LO PERMITÍ

Sólo quería fundirme en sus brazos y sentir su corazón bombear en mi pecho. Deseaba empaparme con su aroma, llegar a casa y disfrutar de su olor en mi ropa. Anhelaba ser su esclava, que me marcase la espalda con sus uñas para recordarme que soy sólo suya. Necesitaba beber de su boca y alimentarme con su intensa mirada. Que despidiéramos la noche y amaneciéramos en las mismas sábanas. Soñaba con amarle y que me amara. Que me arrancara a tiras el alma. Que me hiciera suya sin tapujos y con rabia.
A su lado me sentía invencible, no podía dejar que se marchara sin más. Pero se lo permití. Dejé que volara fuera de nuestro nido, que encontrara otros brazos que le llenaran de calor. Le concedí el deseo de ser feliz sin mí, porque el amor verdadero no es aquél que retiene sino el que sufre para que el otro tenga la oportunidad de encontrar la felicidad.

jueves, 28 de abril de 2016

FUEGO

Quemando mis entrañas con el fervor de tu respiración exhalé tan fuerte que caí a tus pies en un mar de sudor. No pretendía desmayarme, las fuerzas me fallaron, mi mente entró en éxtasis y mi cuerpo desvaneció. Soñé, descansé, desperté y me volví a levantar con el mismo furor que la noche anterior. Estaba enganchada a tu olor, atrapada por tus caricias y secuestrada por tu voz. No era yo, una fiera indomable había surgido en mi interior. Una vez más volví a clavar mis uñas en tu espalda y mis colmillos en tu cuello sintiendo tu intenso dolor. Tu sangre recorría mis manos y mi boca se manchó con tu sabor. Drogas, sexo y alcohol, hermosa depravación. Un sucio juego de dos. Tic, tac. El reloj avisó. Perdimos la noción del tiempo. La noche cayó. Agotada sucumbí entre las mojadas sábanas de algodón. Era fuego lo que habíamos creado tú y yo en aquella fría y solitaria habitación.      

viernes, 15 de abril de 2016

MÁS SEXO

Más fácil. Más cercano. Como un aliento en la nuca que estremece al más inhumano. Una caricia en el brazo. Un beso apasionado. Una intensa mirada. Una amplia sonrisa que desprende entusiasmo. Más tierno. Más sabio. Como un sueño llevado a cabo. De los pies a la cabeza. De la mano a la cama. Un sorbo de placer que acaba en su regazo. Más tiempo. Más orgasmos. Como una canción que perdura con el paso de los años. Un te amo. Un abrazo enmascarado. El silencio se hizo eterno pero los cuerpos conversaban entre destellos. Sudor y lágrimas. Un cigarrillo apagado. Un chicle mascado. Más real. Más intenso. Como un mordisco en el labio que duele hasta abajo. Una gota de sangre. Un gemido de placer. Una complicidad que sólo entre dos se puede comprender. Más sexo. Más sudor. Dos almas perdidas entre sábanas que olvidan lo difícil del amor. Un amanecer robado. Una carta escrita sin reparo. Una ausencia en la cama. Un perfume impregnado con cuidado. Un momento apasionado que se despide dejando un recuerdo bonito pero amargo.     

miércoles, 13 de enero de 2016

CONCIENCIA TRANQUILA

He finalizado 2015 habiendo cumplido todos mis propósitos; limando las perezas y siendo honesta para con mi persona. Dejé atrás las rencillas y los aspavientos, he abierto un nuevo camino que sólo deja lugar a la comprensión. He dado por zanjado temas que corroían mi corazón y que tejían telarañas en mis entrañas. De nada sirve el dolor y el orgullo si alejo a las personas que me acompañaron durante largos años a través del camino de la experiencia, de nada sirve la vergüenza y la cobardía si entierro los recuerdos positivos para mantener vivo un mísero momento negativo. De nada vale olvidar lo que hicieron por mí para reprochar lo que no llegaron a hacer. De nada me vale ser la víctima si no he luchado para vencer.
La vida está llena de momentos difíciles, de incomprensiones y malentendidos, de opiniones discordantes y de crudas realidades, sin embargo, también está llena de instantes maravillosos, de complicidad y ternura, de risas y juegos, de apoyo incondicional y de hombros en el que llorar. De modo que, ¿por qué quedarme sólo con lo malo? ¿Me hace mejor persona el odiar que el saber perdonar? ¿Tengo más personalidad por quitar mi hombro que por tender mi mano? La respuesta es clara; no. Recuerdo lo malo pero me es más constructivo lo bueno. Odiar no me hace mejor persona y es por ello que no olvido pero perdono. Quité mi hombro a muchos en determinadas circunstancias porque en aquel entonces consideré que debía hacerlo, pero también he sabido tender mi mano por segunda y tercera vez. 
He comenzado 2016 con serenidad. He limpiado mi mente de reproches y la he rellenado de tranquilidad.  He vaciado el cajón de mierda y he guardado en él todos aquellos momentos que me han hecho madurar. Me he podido equivocar, en ocasiones no he actuado de la manera más adecuada, me he dejado llevar por la situación y no he sabido controlar mis impulsos, pero es de sabios rectificar y de santos saber perdonar. 
Este año me voy a la cama con la conciencia tranquila, sin pesadillas que me recuerden que tengo heridas sin cerrar. En mi mano ha estado escribir un final feliz para cada relato, aunque algunas historias permanecen abiertas porque necesitan de otra mano que escriban su final. 

De nada sirve ser buena persona si no sabes perdonar.