martes, 19 de julio de 2016

RABIA

Dejé de confiar tras falsas promesas que cayeron en saco roto. Dejé de ser esa chica inocente que entregaba su alma a cambio de un abrazo y un te amo. Provocaron mi desidia. Perdieron mi respeto tiempo atrás. Insultaron mi inteligencia. Se jactaron de mi paciencia. Provocaron que me dieran asco. Ahora me siento decepcionada, con el corazón roto y con la mente llena de pensamientos rumiantes que no me dejan ser libre. No hay cabida en mi vida para tanta mentira. Del recuerdo del pasado ya sólo quedan pedazos imposibles de recomponer. No me imaginaba que la desilusión y la rabia doliesen tanto. Estoy agotada emocionalmente. Hoy sólo me apetece gritar y evaporizarme. Necesito dejar de ser fuerte.

No hay comentarios :

Publicar un comentario