miércoles, 22 de octubre de 2014

Soy una persona positiva

Como viene siendo habitual en mí, hoy vuelvo a escribir para notificaros y relataros un nuevo acontecimiento positivo que le ha ocurrido a mi persona. 

Hoy, tras un duro día de trabajo entre cactus, rosales y demás variedades de plantas espinosas, he recibido una grata sorpresa, el destino me ha regalado una propina de 50€. 
De regreso a casa, y por el camino que tomo siempre, me he encontrado en la acera un billete de 50€ bien dobladito y en perfectas condiciones. Como soy una persona muy desconfiada, me he agachado a recogerlo pensando que sería falso o que únicamente era una cuarta parte del billete en cuestión. Tras palparlo meticulosamente y tras comprobar las diferentes siluetas y franja a través del sol he llegado a la conclusión de que es... VERDADERO. Ha sido en ese precioso momento cuando me ha inundado una alegría desbordante reflejada en la gran sonrisa que se ha dibujado en mi rostro. Es la primera vez que me encuentro un billete. 
Muchos pensaréis que es cuestión de suerte o una simple casualidad, sin embargo, creo que es cuestión de karma combinado con actitud. 

Años atrás me caractericé por ser una jovencita pesimista que siempre veía el vaso medio vacío, que prefería pensar mal para no caer en picado, que siempre veía oscuridad donde otros veían una escapatoria. Era tan negativa que me provoqué una depresión imaginaria la cual sólo me traía absurdas desgracias. Estaba perdida en un mar de lágrimas... Hasta que un buen día sin buscarlo ni desearlo mi ángel de la guarda (físico y real) apareció en mi vida; "eres tonta", me dijo. "Cómo una persona tan inteligente como tú puede estar triste cuando lo tiene todo para triunfar y ser feliz", remató. Y Así fue, hace algo más de cuatro años mi visión de mí misma comenzó a cambiar. Comencé a imaginarme que todo me iba genial, que era feliz, que me quedaban muchas cosas por alcanzar y descubrir... Hasta que un día me lo creí. Creía que era una persona optimista, que era capaz de ver el vaso medio lleno, que los obstáculos ya no significaban un impedimento para alcanzar mis objetivos... Hasta que he dejado de creerlo para sentirlo. Hoy siento que soy una persona positiva, que cada pensamiento optimista concluye en una realidad llena de maravillas, que ahora veo el vaso completamente lleno, que soy una persona feliz y productiva. Hoy siento que puedo ser el ángel de la guarda de otras almas perdidas que, como yo en su día, olvidaron lo válidos y capaces que son porque jamás han recibido el reconocimiento y la atención que se merecen. 

Y lo lamento muchísimo por la persona que ha perdido el billete, sea quien sea puede estar tranquila ya que ha caído en manos de una buena persona que lucha por lograr cada una de sus metas. 

 ¿Por qué estoy teniendo tanta suerte? Porque la busco y... Soy una persona positiva.

10 comentarios :

  1. Es una hermosa reflexión, en ocasiones solo falta un pequeño detalle, una persona que llega, algo que nos haga ver que estamos equivocados y mira, al final no has visto el vaso medio lleno, lo ves lleno y eso es bueno.
    Besos Melodie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto Ame! Y yo tuve la gran suerte de que me llegara esa persona en el momento más propicio para abrirme los ojos. Estoy feliz por ello, y muy agradecida.

      Eliminar
  2. Todo es perfecto, menos para la persona que lo ha perdido que, seguro y al igual que tu, es una persona positiva y dobló el billete de la forma más correcta que haberla pudo....Pero se quedó sin él.
    Y seguro, seguro que tendrá que decir : " el destino NO me ha regalado una propina de 50€.,sino que me lo ha quitado "

    La reflexión que nos pone no es la adecuada. No se puede aceptar eso de : "creo que es cuestión de karma combinado con actitud. " , porque no sabemos que actitud tiene quien lo perdió, y damos por hecho que lo encontró una persona con karma positivo.
    ¿ Y si lo perdió un parado ? ¿ un abuelo pensionista ?, ¿ un niño que por lo que fuera tenía que entregarlo a otra persona ?, ...en fin, no me es válido el argumento, ni en su forma ni en su fondo, porque nos viene a decir que lo ha encontrado por su buen hacer, pero no nos dice que quien lo perdió al igual es un alma cándida valedera para el Nobel de la Paz.
    De todas maneras...felicidades.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel.

      Te sales del contexto de mi artículo. Obviamente no sé quién habrá perdido el billete, ni lo sabré, pero la cuestión es que desde que mantengo un pensamiento positivo A MÍ me va todo mucho mejor y estoy teniendo mucha suerte. Huelga decir que el que haya perdido los 50€ ha tenido muy mala suerte... Pero eso ya no es mi culpa ni culpa de nadie... Yo sigo siendo feliz y optimista, que es lo que importa aquí.

      Feliz día Miquel.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Yo con salud, trabajo y amor ya soy feliz plenamente.

      Eliminar
  4. El billete es una anécdota; el verdadero tesoro lo llevas tu misma dentro de ti, con ese maravilloso cambio a positivo que te has currado. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente, esta anécdota me dio el empujoncito para escribir este artículo, me he dado cuenta que desde que mantengo un pensamiento positivo todo me va mucho mejor, y quería reflejarlo con este escrito, no ya centrarme en el hecho de haber encontrado el billete, sino en el hecho de que desde que soy optimista cada día me pasa algo bueno en mi vida.

      Eliminar
  5. Me alegro de tu actitud positiva, ya que en los tiempos que corren no es nada fácil.
    Yo en alguna ocasión me he encontrado algún pequeño billete y es cierto que da alegría, aunque es una alegría pasajera, solo dura hasta que lo gastas.
    En cuanto al vaso también intento verlo medio lleno, aunque depende mucho del estado de ánimo.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fraile, cuánto tiempo!

      La alegría es pasajera sí, pero sigue siendo una alegría inesperada y bienvenida.

      Otro abrazo para ti, amigo.
      M.

      Eliminar